Una asturiana, al frente del programa científico de la NASA

Asturias tiene una pica en la NASA. El Principado puede estar orgulloso de que una de sus paisanas, Adriana Ocampo Uría, se encuentre al frente del programa científico de la Agencia Espacial Estadounidense. Desplazada estos días en Oviedo con motivo de su participación en el jurado del premio «Princesa de Asturias» de Investigación Científica y Técnica, Ocampo se ha reunido  en la Escuela de Minas con un grupo de investigadores del Instituto de Ciencias y Tecnologías Espaciales de Asturias.

Adriana Ocampo, cuarta por la derecha, con el equipo del ICTEA de la Universidad de Oviedo, en el planetario de la Escuela de Minas.
Adriana Ocampo, cuarta por la derecha, con el equipo del ICTEA de la Universidad de Oviedo, en el planetario de la Escuela de Minas

Como directora del programa Nuevos Horizontes de la NASA afirma que durante la próxima década se abrirá para la civilización la posibilidad de explorar nuevos mundos. Su trabajo se asemeja al de un director de orquesta: se encarga de supervisar que se cumplan todos los requisitos y requerimientos técnicos, se minimicen los riesgos y se cumplan los objetivos. De ella depende maximizar las posibilidades de éxito de las misiones.

Antes de cumplir la mayoría de edad, Ocampo empezó su carrera en ciencia planetaria, primero como voluntaria de la NASA en el Laboratorio de Propulsión a Reacción, durante el verano, y tiempo después siendo ya universitaria, como empleada. En todo este tiempo ha trabajado en un número considerable de proyectos de la NASA sobre ciencia planetaria, incluyendo la sonda espacial Juno de la misión a Júpiter, la misión a Plutón y el OSIRIS-Rex, misión para el análisis de muestras del asteroide. Es también la científica responsable de la colaboración de NASA con la Agencia Espacial Europea sobre la misión a Venus y con la Agencia de Exploración Aeroespacial japonesa.

De su labor científica quedan hitos como la investigación que llevó al descubrimiento del cráter de impacto del Chicxulub, la marca que dejó el impacto que causó la extinción de los dinosaurios y del 50% de las especies que poblaban la Tierra en aquel momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *