El Supremo de Estados Unidos prohíbe los despidos por razones de orientación sexual. El tribunal, de mayoría conservadora, desestima los argumentos del Gobierno de Trump.

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha sentenciado que la ley federal que prohíbe los despidos considerados discriminatorios, por ejemplo por razones de sexo, cubre también a la orientación sexual, lo que supone una simbólica e inesperada victoria para el activismo LGTBI en el país norteamericano. El Supremo, de mayoría conservadora tras los últimos nombramientos, ha avalado las sentencias de instancias inferiores y ha interpretado que, de acuerdo a la Ley de Derechos Civiles de 1964, un trabajador no puede ser despido por su orientación sexual, algo que ya contemplan expresamente 21 estados.

Pippi Calzaslargas, icono infantil y símbolo feminista, cumple 75 años


Pippi Mediaslargas, como se la conoce en muchos países latinoamericanos, acabó haciéndose universal y traducida a más de un centenar de idiomas, con decenas de millones de copias vendidas, impulsada también por el éxito de la serie de televisión estrenada en 1969.

El carácter rebelde de esta niña pelirroja con trenzas que cocina crepes en el suelo y camina hacia atrás representó para muchos una visión menos autoritaria de la educación y un anhelo de libertad, vinculada al momento histórico en que fue escrita, la II Guerra Mundial.

Su condición de mujer independiente, indiferente a las convenciones fijadas para cada sexo, hizo de ella también un referente feminista para las niñas de la época y hasta la actualidad.

Bessie Stringfield, la mujer negra que cruzó sola la América racista de los años 30.

Nacida en 1911, Stringfield tuvo su primera motocicleta, una Indian Scout de 1928, cuando aún era una adolescente y aprendió a conducirla. Como se relata en el libro de 1993 Hear Me Roar: Women, Motorcycles and the Rapture of the Road escrito por la protegida además de biógrafa de Stringfield, Ann Ferrar, a la edad de 19 años, la joven Stringfield lanzó un centavo en un mapa de los EE.UU. y luego se fue sola con su moto. Las carreteras interestatales aún no existían en ese momento, pero los caminos ásperos y sin pavimentar no la disuadieron. En 1930, se convirtió en la primera mujer negra en conducir una motocicleta por cada uno de los 48 estados a los que se puede viajar sin cruzar el mar, un viaje en solitario campo a través que realizó ocho veces durante su vida. Pero ni siquiera eso satisfizo su deseo de viajar. Finalmente, se fue al extranjero a Haití, Brasil y a diversas partes de Europa.