Queipo de Llano y la violación como propaganda del terror en la Guerra Civil

Hoy 14 de junio, fecha en la  que se celebra por segunda vez el DÍA DE LA MEMORIA HISTÓRICA Y DEMOCRÁTICA en los centros docentes de la COMUNIDAD AUTÓNOMA DE ANDALUCÍA, quiero recordar que en la guerra civil española y en la posterior dictadura se cometieron auténticas atrocidades, pero fueron las mujeres (una vez más) las mayores  víctimas de abusos sexuales  y violaciones, y las grandes perdedoras de derechos y libertades como género (aparte por supuesto de la pérdida de la democracia de la población entera, que ya con eso no es poco…).

El golpe de Estado de 1936, que trajo consigo una crudelísima Guerra Civil, supuso la caída de la segunda República y, con ella, la pérdida de los derechos y libertades democráticas logradas bajo el régimen del 14 de abril de 1931, entre los que estaban los adquiridos por la mujer en España por primera vez en la historia. Tal como se podía leer en la publicación Mundo femenino, en octubre de 1931, «la República, mujeres españolas, nos ha elevado a la categoría excelsa de ciudadanas, reconociéndonos la plenitud de derechos igual al hombre».

La dictadura supuso para la mujer un drástico retroceso histórico en esa igualdad de derechos jurídicos y políticos, que la retrotrajo al papel doméstico y servil de la pasada centuria. Con toda seguridad, las mujeres que defendieron la bandera tricolor fueron conscientes del riesgo que en ese sentido podría comportar la victoria de los golpistas. Sobre todo si se repara en la personalidad del general Queipo de LLano, al que siempre que se habla del delito de violación en España convendría tener en cuenta.

Los discursos de Gonzalo Queipo de Llano a través de Radio Sevilla, durante la Guerra Civil, fueron numerosos (más de 600). Las crónicas del conflicto armado se refieren a la voz  del militar golpista, incitando al asesinato y a la violación: “Nuestros valientes legionarios y regulares han enseñado a los cobardes de los rojos lo que significa ser hombre. Y, de paso, también a las mujeres. Después de todo, estas comunistas y anarquistas se lo merecen, ¿no han estado jugando al amor libre? Ahora por lo menos sabrán lo que son hombres de verdad y no milicianos maricas. No se van a librar por mucho que forcejeen y pataleen”.

MI MAS FUERTE HOMENAJE A TODAS ESAS MUJERES QUE LUCHARON EN ESA ÉPOCA DE NUESTRA HISTORIA POR LA IGUALDAD Y LA LIBERTAD.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *