‘Sunshine’, la historia del novio de instituto que no ama, maltrata

En el instituto yo tenía un novio que… es una frase a la que le pueden seguir decenas de ejemplos. Yo tenía un novio que no me dejaba ponerme algunos vestidos porque eran muy cortos, o muy escotados, o ambas cosas; que se enfadaba cuando quedaba con aquellos amigos que a él no le caían bien; que acabó prohibiéndome estar con ellos; que me interrogaba cuando había salido sin que él estuviese; que decidía qué hacíamos, dónde íbamos y hasta a qué hora”.

Es menos de tres minutos, Sunhine, obra del brasileño Guilherme Marcondes, muestra cómo una adolescente va descubriendo poco a poco que su novio es un maltratador. El machismo siempre había estado ahí, pero la protagonista lo confunde con el ideal del amor romántico al ritmo de la canción Walking on sunshine.

14 DE FEBRERO: AMORES SANOS

Hoy, 14 de febrero, día de los enamorados, conviene recordar que algunas de las ideas que tenemos sobre el amor no son muy acertadas y pueden hacernos mucho daño:

En primer lugar, debemos saber que el amor romántico, ese amor idealizado de las películas, donde la chica y el chico están predestinados a acabar juntos pero para ello han de luchar contra todo tipo de adversidades… esa idea del amor es una construcción social. Ni el amor ha sido así siempre ni es así en todas las partes del mundo.

Las personas no están predestinadas a estar una con otra, ni están obligadas a hacer cosas «por amor»: por amor no debemos renunciar a nuestras metas, ni dejar de ver a nuestras amigas y amigos, ni debemos sacrificarnos «por amor», ni perdonar actitudes violentas «porque gracias a mi amor él cambiará». Nunca, nunca, los celos y el control se pueden justificar «por amor».

¿Sin ti no soy nada? Pues no. Tanto las chicas como los chicos somos personas completas aun cuando no estamos enamoradas, no somos medias naranjas ni debemos esperar a que aparezca alguien para completarnos, mucho menos un príncipe azul. ¿Qué idea nos dan los cuentos de príncipes y princesas? ¿A qué se dedican los príncipes? A cabalgar, a luchar, a matar dragones, a conquistar,… a hacer montones de cosas trepidantes y llenas de aventuras. ¿Y las princesas, a qué se dedican las princesas? A esperar, a tejer, a sufrir por su amado, a estar secuestradas, a dormir durante toda la eternidad … su vida es monótona, aburrida o carece de sentido hasta que llega el príncipe azul salvador.

MUJERES DE LA CIENCIA

Han estado siempre, en todas las ciencias y a todos los niveles. Pero no las vemos, la historia se ha encargado de esconderlas. Han vivido, y todavía viven, a la sombra de sus colegas, relegadas por las élites intelectuales de cada época. Es el momento de que ocupen su lugar en esa historia.

A través de este interesante enlace, podrás descubrir la vida de las diferentes científicas, pinchando sobre sus fotografías.

LA MUJER EN LA CIENCIA

DÍA INTERNACIONAL DE TOLERANCIA CERO CON LA MUTILACIÓN GENITAL FEMENINA

La mutilación genital femenina refleja una situación de desigualdad y discriminación extremas. La ONU, mediante la conmemoración de este día, pretende concienciar y sensibilizar para conseguir la erradicación de esta práctica que supone una violación de los derechos humanos de las mujeres y las niñas.

ANA BELLA: “LO NUESTRO ES AMOR O MUERTE”

Esto es lo que le dijo su marido una noche, la misma en la que quería que firmara un documento con el que su maltratador pretendía que siguiera con él, toda la vida, aunque le pegara.

Después de eso, Ana lo tuvo claro, no iba a permitir que le maltrataran más y se puso a trabajar superando todo tipo de reticencias, incluso las familiares.

Y puso en marcha la Fundación Ana Bella, que une a mujeres supervivientes. Su fin es “visibilizar y ayudar a las mujeres maltratadas que no se atreven a denunciar y para apoyar en su proceso de empoderamiento a las mujeres supervivientes que siguen en riesgo de exclusión por haber sido maltratadas. Somos una red natural de mujeres supervivientes que usamos nuestra sororidad, nuestra empatía y nuestro Testimonio Positivo de superación para acompañar a mujeres maltratadas hacia una vida digna en igualdad”

MUJERES CON CIENCIA. VERSIONANDO UNA FOTOGRAFÍA ICÓNICA.

La siguiente fotografía es probablemente la más conocida de la historia de la ciencia.

Es la fotografía oficial de la quinta conferencia Solvay (1927), serie de congresos celebrados desde el año 1911 gracias al mecenazgo del químico Ernest Solvay, y reuniendo a los más famosos científicos del momento (y a alguna científica, por cierto). Sin ninguna duda, los asistentes a esta reunión eran grandes y reconocidos investigadores, veintiocho hombres y una mujer.

Noventa años más tarde, entre el 11 y el 15 de septiembre de 2017, se celebró en Trento (Italia) el 103oCongreso de la Sociedad italiana de física, encuentro en el que se celebraba el 120 aniversario de esta sociedad científica.

La Oficina de Comunicación de la Universidad de Trento propuso inmortalizar a veintiocho mujeres conferenciantes del Congreso –de diferentes edades y disciplinas– junto a un colega masculino –Guido Tonelli, uno de los descubridores del bosón de Higgs en el CERN–, en una versión reivindicativa de la famosa foto de la conferencia Solvay de 1927. Noventa años más tarde, la fotografía ‘invertía’ los papeles de hombres y mujeres.

Hedy Lamarr, estrella de día e inventora de noche, la mujer que hizo posible el wifi

Protagonizó el primer desnudo en una película comercial, triunfó en Hollywood y nunca cobró por sus patentes

Todavía hay quien recuerda a Hedy Lamarr (Viena, 1914), una de las grandes estrellas del Hollywood dorado. Niña inquieta y poco menos que superdotada, feliz en el seno de una familia judía culta y adinerada, se sintió muy pronto atraída por la magia del cine. No tenía ni veinte años cuando se desnudó en «Éxtasis» (1933), la primera película comercial que cometía semejante atrevimiento. Aquel asalto a la fama, todavía en Europa, fue también un lastre para su carrera, aunque nunca le importó demasiado lo que pensaran los demás. Se casó seis veces y las seis se divorció, pero sobre todo destacó, casi en secreto, por sus inventos y aportaciones científicas.

«Cualquier chica puede ser glamurosa. Todo lo que tiene que hacer es quedarse quieta y parecer estúpida». Esta cita de la actriz abre el documental y deja caer el poso de amargura que sufrió en su vida. Demasiada inteligencia para tanta perfección física, que inspiró los rasgos de Blancanieves y Catwoman.

Su carrera cinematográfica tuvo montañas y valles, como la de tantos, pero era su vida nocturna la que la diferenciaba, casi siempre sin reconocimiento. Es un milagro que conozcamos sus descubrimientos, desvelados por la revista «Forbes» en 1999. Fueron encontradas cuatro cintas de audio en las que lo contaba todo.

Inventó un sistema de transmisión remota que permitió lanzar torpedos guiados. Su gran hallazgo fue pasar de una única frecuencia a un sistema de radiocontrol que las cambiaba constantemente, de modo que los alemanes no pudieran interceptarlas. Gran patriota del país que la había acogido, quería ver muerto a Hitler, pese a que su primer marido hizo fortuna con los nazis. Voló a Washington y se ofreció para seguir ayudando. La Marina le envió una carta sarcástica en la que le recomendaban que «dejara lo de los torpedos a los expertos» y ayudara de otra forma. También lo hizo. Visitó a las tropas y recaudó millones, pero no aparcó su afición a crear artilugios que sembraron las bases del GPS, bluetooth, wifi y sistemas de comunicación militares. El creador de los primeros drones del Ejército reconoció sus aportaciones en una carta que muestra orgulloso su hijo. «Tenía muchos rostros y ni siquiera yo los entendía todos», añade este con dolor.

Cuentan que rechazó los papeles de «Luz de gas» y «Casablanca» (no siempre fue tan lista). Quiso papeles de carácter y la utilizaron de adorno. «Hollywood me rompió el corazón; tuve que construirme una concha», confiesa. Es imperdonable que pasara sus últimos días en soledad, carcomida por las drogas y los retoques estéticos. Estremece verla hacia el final de una película rica en documentos y testimonios (Bogdanovich, Mel Brooks, Diane Kruger…). Murió en enero del año 2000, a los 85 años.