SUKAINA

En  algunas  naciones  musulmanas,  el  velo  es  una  cárcel  de  mujeres:  una cárcel  ambulante,  que  en  ellas  anda. Pero  las  mujeres  de  Mahoma  no  llevaban  la  cara  cubierta,  y  el  Corán  no menciona  la  palabra  velo,  aunque  sí  aconseja  que,  fuera  de  casa,  las  mujeres  se cubran  el  cabello  con  un  manto.  Las  monjas  católicas,  que  no  obedecen  al Corán,  se  cubren  el  cabello,  y  muchas  mujeres  que  no  son  musulmanas  usan manto,  mantilla  o  pañuelo  en  la  cabeza,  en  muchos  lugares  del  mundo. Pero  una  cosa  es  el  manto,  prenda  de  libre  elección,  y  otra  el  velo  que,  por mandato  masculino,  obliga  a  esconder  la  cara  de  la  mujer.

Una  de  las  más  encarnizadas  enemigas  del  tapa caras  fue  Sukaina,  bisnieta de  Mahoma,  que  no  sólo  se  negó  a  usarlo,  sino  que  lo  denunció  a  gritos. Sukaina  se  casó  cinco  veces,  y  en  sus  cinco  contratos  de  matrimonio  se  negó a  aceptar  la  obediencia  al  marido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *