PROHIBIDO CANTAR!!!!

Desde  el  año  1234,  la  religión  católica  prohibió  que  las  mujeres  cantaran  en las  iglesias. Las  mujeres,  impuras  por  herencia  de  Eva,  ensuciaban  la  música  sagrada, que  sólo  podía  ser  entonada  por  niños  varones  o  por  hombres  castrados. La  pena  de  silencio  rigió,  durante  siete  siglos,  hasta  principios  del  siglo veinte. Pocos  años  antes  de  que  les  cerraran  la  boca,  allá  por  el  siglo  doce,  las monjas  del  convento  de  Bingen,  a  orillas  del  Rin,  podían  todavía  cantar libremente  a  la  gloria  del  Paraíso.  Para  buena  suerte  de  nuestros  oídos,  la música  litúrgica  creada  por  la  abadesa  Hildegarda,  nacida  para  elevarse  en voces  de  mujer,  ha  sobrevivido  sin  que  el  tiempo  la  haya  gastado  ni  un  poquito. En  su  convento  de  Bingen,  y  en  otros  donde  predicó,  Hildegarda  no  sólo hizo  música:  fue  mística,  visionaria,  poeta  y  médica  estudiosa  de  la personalidad  de  las  plantas  y  de  las  virtudes  curativas  de  las  aguas.  Y  también fue  la  milagrosa  fundadora  de  espacios  de  libertad  para  sus  monjas,  contra  el monopolio  masculino  de  la  fe.

Resultado de imagen de Hildegarda


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *